NOTA DEL AUTOR

He abandonado este blog, a partir de ahora publico en www.ejercitodepaz.com
Por favor, dirígete allí para encontrar las últimas novedades.

viernes, 15 de febrero de 2008

Dr. Arbáb y FUNDAEC

El siguiente es un artículo que encontré en vistazo.com, que habla sobre un proyecto organizado por la Comunidad bahá'í de Colombia para la educación y el desarrollo de Recursos Humanos: FUNDAEC. Farzam Arbáb, actualmente miembro de la Casa Universal de Justicia, tuvo un importante papel en la creación de este proyecto.
Farzam Arbab es iraní, durante las últimas décadas ha trabajado en Colombia en la creación de un centro de excelencia científica, él profesa la fe “Bahai” y sus investigaciones recientes apuntan a estudiar la relación entre ciencia, religión y desarrollo. Arbab representa el encuentro de dos miradas que durante siglos han dividido la forma de enfocar el desarrollo que separa la razón (basada en el materialismo), de la denominada espiritualidad o la búsqueda de la trascendencia humana. Y es que para lograr un verdadero desarrollo humano debemos de partir por dignificar a la persona, por respetarla, no sólo en su trato sino en su concepción misma, que implica darle soluciones materiales pero en un marco de reconocimiento de su integridad moral, valórica, social.

La principal preocupación en el caso de Arbab es que durante décadas el desarrollo ha dado respuestas materiales (por lo demás sin grandes logros en la mayoría de países pobres) y ha desconocido a la espiritualidad (entendida esta como el camino para la trascendencia del ser humano). Su punto es que hemos vaciado a las teorías del desarrollo (y por tanto las prácticas), del sentido más humano, creyendo ingenuamente que solo la razón, lo material, lo meramente científico son el camino para solucionar problemas que tienen como centro a las personas. Desde esta mirada, no se puede pretender un desarrollo basado en el ser humano, cuando se entrega una solución material cualquiera que sea esta: dinero, carreteras o acceso al agua, y por otro lado se lo confronta, se lo lleva al escenario de la lucha y no de la construcción del capital más preciado para nuestro desarrollo, que es el denominado capital social o la capacidad de reconocernos en las diferencias y buscar caminos de cooperación en conjunto, de confianzas que estimulan redes y colaboración.

Leer más: Revista Vistazo El anti-desarrollo

2 comentarios:

mauxito dijo...

Hey, Rubén!... espero te haya gustado la camiseta, (sobre todo espero que haya sido tu size)
Feliz Ayyam-i-há adelantado!...
Cuidate mucho y nos seguimos blogueando!

mauxito dijo...

FELIZ AYYAM-I-HA!!! para tí y todos tus lectores!

Antorchas del mundo

Todas las visitas desde el 12 de Septiembre de 2007 : Visitas de hoy: Visitor Map